Comercialmente conocidos como Doowaps o Weikis, estos bollitos son piezas clásicas de bollería muy fáciles de hacer de forma casera. Y lo mejor de todo es que salen tiernos y muy ricos 🙂
Esta sopa fría tan típica de Andalucía y Extremadura es un plato clásico del verano muy fácil de elaborar.
Red Velvet significa terciopelo rojo y ¿qué tiene que atrae tanto? La combinación de chocolate y vainilla está deliciosa y en versión galleta el color rojizo lo distingue de las clásicas cookies.
Estas magdalenas de chocolate tan negras quedan muy ricas y jugosas por el zumo de naranja que llevan. Se puede hacer la misma receta en versión bizcocho, aunque creo que en porciones individuales tienen más encanto 🙂
Estos snaks o barritas de pipas me encantan, son super fáciles, se hacen muy rápido y no tienen nada que envidiar a los comprados en supermercado. Son ideales para acompañar embutidos o quesos.
¿Un bizcocho con zanahorias? Pues la verdad es que queda muy rico. Si no lo has probado nunca, te animo a que lo hagas. La zanahoria aporta dulzor al bizcocho y una textura un poco más densa. Este bizcocho queda bastante jugoso, nada seco, pues la zanahoria se ablanda al hornearse.
Tenía muchas ganas de probar la versión “light” de las torrijas (al vapor en vez de fritas) y el resultado es sorprendente, porque no tienen nada que envidiar a las clásicas y con la ventaja de que son más ligeras y ensucian menos cacharros ya que no hay que freir.
Pongo aquí dos opciones de aperitivos muy fáciles a base de queso: una bola de queso azul cubierta de avellana y otra bola de queso de cabra cubierta de sésamo caramelizado, a cada cual más rica.
La combinación naranja y chocolate queda fantástica. El chocolate le da un toque especial a un ya-de-por-sí delicioso bizcocho de mandarina.
Esta es la versión tarta de la receta de los vasitos de Cuajada de chocolate. Con dos colores queda muy vistosa, es muy fácil de hacer y no lleva azúcar extra más allá de la propia del turrón.
SUBIR