Pastel de berenjena y salmón

Esta receta es un gran descubrimiento. No pensaba que esta combinación de sabores (berenjena y salmón) iba a quedar tan rica. Además este tipo de recetas es ideal para llevar de picnic, porque se puede comer caliente o templado.

Frabisa mencionaba el otro día la receta en su página de Facebook y no podía dejar de probarla. La pinta prometía bastante y el resultado ya os digo que es para apuntarse la receta y repetirla muchas veces más.

Ingredientes

  • 1 lámina de hojaldre
  • 1 berenjena
  • 100 ml de leche evaporada
  • 50 gr de salmón ahumado
  • 80 gr de queso rallado (de gratinar)
  • 1 huevo
  • 1 limón
  • sal

Preparación del molde

Estira la lámina de hojaldre en una superficie lisa con la ayuda de un rodillo.

Extiende bien la lámina en un molde, dándole forma de recipiente y dejando el papel que trae la masa. En mi caso usé un molde redondo desmontable. Recorta el sobrante de masa.

Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Pincha muchas veces con un tenedor el hojaldre en la base del molde.

Si tienes garbanzos, echa al molde un puñado para que el hojaldre se quede aplastado durante el horneado. Mete el molde en el horno durante 8 minutos. Retira los garbanzos y hornea durante 3 minutos más. Y si no tienes garbanzos, simplemente abre el horno a los 6 minutos y aplasta bien la masa, que habrá cogido volúmen, y deja otros 5 minutos más.

Apaga el horno, saca el molde con el recipiente de hojaldre formado y reserva (no lo desmoldes aún).

Preparación del relleno

Corta la berenjena en lonchas finas (de medio centímetro de grosor o menos). Añade la sal y el limón exprimido y deja reposar 15 minutos.

Calienta una sartén y haz las lonchas de berenjena a la plancha, previamente secadas con papel absorbente.

Distribuye las rodajas de berenjena por el fondo del molde con el hojaldre.

Vuelve a calentar el horno a 180º.

En el vaso de la batidora mezcla la leche evaporada, el huevo y la sal. Vuelca el contenido sobre el molde que tenía ya la berenjena en el fondo.

Añade por encima el salmón troceado (en trozos pequeños) y cubre con el queso rallado.

Mete el molde en el horno y hornea a 180º durante 20 minutos.

Saca el molde del horno y, cuando pase un rato, desmolda manteniendo el papel. Deja enfriar sobre una rejilla y disfruta del resultado.

Notas

  • Se puede usar nata en lugar de leche evaporada.
  • Con los trozos sobrantes de la masa de hojaldre yo hice mini croisants rellenos de chocolate 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TrackBack URL

http://cocinatica.es/2016/06/21/pastel-de-berenjena-y-salmon/trackback/

SUBIR