Tenía muchas ganas de probar la versión “light” de las torrijas (al vapor en vez de fritas) y el resultado es sorprendente, porque no tienen nada que envidiar a las clásicas y con la ventaja de que son más ligeras y ensucian menos cacharros ya que no hay que freir.