Tenía muchas ganas de probar a hacer un postre Red Velvet (terciopelo rojo). Lo había visto en forma de magdalenas o del clásico pastel de capas y no me decidía. Y por fin encontré uno fácil con el que atreverme, Red Velvet en versión bizcocho.